En las aguas de Gaia

Peinture de Robert Venosa - ChristalPor el Barquero.

Sé que lo que voy a decir no será aceptado por unanimidad; pero si hay algo esencial hoy en día, es el tomar distancias en la observación, más allá de cualquier otra preocupación. Ver, tomar conciencia e integrar lo adquirido en un plano diferente al de los patrones habituales. Entre algunos que miran detrás del espejo de la sociedad se comprende que exista mucha rebelión; es la inevitable etapa en el camino de aquellos que comenzaron a extraerse del condicionamiento ambiente. Pero ésta no es el objetivo, ésta no es la senda en la que dibujar un destino, así como la fiebre del enfermo no es un propósito: es sólo la primera etapa en la sanación de una enfermedad que tenía razón de ser. Pero observo que  muchos expresan el deseo de participar en la febrilidad, como si ello  legitimara la entrada en guerra contra el sistema por todo lo que les choca y no vieron antes. Como todas las guerras, se trata de una guerra contra ellos mismos. A estos les cuestiono sobre la historia, si alguna vez han visto una sola guerra, conocida en este mundo, que no haya sembrado sino el germen de la siguiente.

Podríamos pensar que llega un momento en el que tan sólo  podemos enfrentar la violencia con la violencia misma, pero es  un error ya  que de ello  ha resultado la creación de un sistema permanente en el que así todo se legitima sin un cuestionamiento profundo. Me refiero a cuestionarse más allá de  los filtros emocionales del ser, esos filtros que matizan la experiencia con una amplia gama de sentimientos involutivos; cual expresión de lo que se considera como justo, con todos sus desviaciones naturales como son la venganza y la exaltación colectiva de lo que, en última instancia, no es sino una cruzada más en la larga y falsificada historia de la humanidad. Es  tan sólo  la adición de una pluma ligera que se eleva en la creación  fractal de la humanidad.

Reconozco que no es fácil superar los arquetipos profundos inculcados a través del mecanismo de acción – reacción. Para ello es necesario haber eliminado  las suficientes barreras emocionales para recuperar la independencia de pensamiento y comprobar progresivamente el poder de hacer y deshacer de cualquier patrón fractal. ¿Entienden por qué he insistido tanto en la sanación de las propias  heridas antes de cualquier otro propósito? Se trata de la poderosa palanca que levanta la más pesada de las  barreras, que agrieta las paredes y disuelve la matriz de la vida en la que dejamos encerrada nuestra realidad colectiva. Cualquier acto realizado sin sanación previa, es un acto de no-conciencia que alimenta más o menos esta matriz, y por lo tanto, la mantiene y enriquece continuamente con sus  propias creaciones. En el mejor de los casos , actuar sin sanación previa  es la acción febril de aquellos que al menos han hallado la facultad de no aceptar imágenes sin saber quién las proyecta y por qué. Esta calentura es  la que entreveo  en muchos seres que no han  practicado la suficiente introspección para percibir lo que tenían que sanar; ya que  estos , una vez más y sin discernimiento, consentirán y tomarán las armas  contra aquellos que hayan sido  designados y estén  en el punto de mira .

Peinture de Kris KuksiReemplazar un colectivo que duerme por un colectivo  belicoso no es un progreso. Además, ¿esto no les recuerda nada?, a lo largo de la historia, ¿no han visto grupos sociales delegando el poder al grupo dominante, y  cada cierto tiempo, a la primera orden, despertar para ser carne de cañón bajo los auspicios de una bandera, cristalizando así  una de las facetas más básicas del ego? Las banderas bien podrían ser reemplazadas por ideas sabiamente orquestadas. Uno puede preguntarse cómo un hombre puede un día tomar las armas contra otro que no conoce y  alimentar el odio e inconsciencia suficiente para  retirarle la vida bajo las órdenes de otras personas que nunca ha visto, pero en las que decidió encomendar su propio destino. Se trata de una conciencia tan robotizada, tan primaria e inmadura que  es desarmante para aquel que la observa. Así  es el profundo sueño en el que estamos sumidos.

¿Debemos continuar así?, hoy en día, ¿es necesario salir de cacería y pender expeditivamente a estos hombres, bajo el pretexto de que Don Fulano de tal los haya designado como los principales responsables  de nuestras desgracias?, una vez más, ¿hemos de creer que el fuego de la revolución devolverá el poder a nuestras vidas y hará  del mundo el paraíso tan esperado? En esta simple pregunta se formulan contradicciones que sugieren que nuestro poder nos ha sido confiscado; que por el momento hay algo que esperar que está fuera de alcance y que interviniendo en el exterior cambiaremos el curso de las cosas. Estos temas ya fueron discutidos en artículos anteriores;  les recuerdo,  sin entrar en detalles, que todo está ya en nosotros, que  la liberación pasa por nuestra sanación, y  por lo tanto,  en el soltar todos los aspectos del control ilusorio  de nuestra existencia y la de los demás, con el fin de rendirnos, y bajar las armas y corazas que son herramientas que dan brillo a la matriz que  no queremos más  (leer Sin armas ni corazas). En cuanto a aquello  que de alguna manera ha sido refrenado en  el motor de nuestro cuerpo y  ha embargado una parte de nuestras posibilidades, ya no es válido, como veremos más adelante.

Por supuesto,  en última instancia, todo está bien y sigue en su sitio. Si algunos de aquellos y aquellas que, como cada cual, llevan dentro el potencial de difundir la nueva Tierra con el fuego de su sabiduría, deciden emprender la lucha y cruzar espadas una vez más; si estos creen que ahora sí  va a funcionar, y es así como ellos mismos encontrarán el camino de la liberación; entonces que vivan esa experiencia una vez más dentro del amplio marco de sus encarnaciones en Gaia. Es su elección y no hay nada que juzgar. Por mi parte, si me esfuerzo por hablarles de este modo disonante en relación a sus creencias, no es para intervenir en sus decisiones sino para soplar suavemente sobre las brasas que llevan en sí desde la eternidad, y tal vez, avivar en ellos una luz que solo pide abarcarlo todo. Como he dicho mi intención se detiene ahí; y en cualquier caso, no se trata de  la posesión de  una verdad que sea más justa que otra en términos de  camino. El propósito de  vida de un ser le pertenece  únicamente a él.

Peinture de Brigid MarlinEl tiempo actual no es el de las experiencias pasadas de ciclos anteriores; ya no estamos en la Atlántida. Hoy en día, la conciencia extraordinaria que es  Gaia ha optado por cambiar de dimensión y llevar la experiencia de la vida a otro plano. Su intención fue escuchada por toda vida evolucionada porque todo está conectado en el Uno, y toda vida enviada con esta misión está ayudando en este acto creativo maravilloso. Todo lo que Gaia  lleva en el cielo, en la superficie y en  todos los planos dimensionales, es invitado al nacimiento y a la vida que iniciará un nuevo ciclo con ella. Este es el aspecto esencial de lo que está sucediendo ahora, y que por sí sólo serviría a  arrojar luz sobre los acontecimientos actuales con altura suficiente para ver más allá y poner las emociones humanas en su sitio, dentro de su prisión limitada, gracias a la mirada del observador. Es por esto que es importante llegar a ser  en nuestras vidas  observador perspicaz que no actor inepto. Así se originará el acto consciente – consciente en el sentido más amplio – que prefigura el mundo por venir.

Por todas partes han aparecido muchos escritos anunciando que los seres humanos están entrando en un período de caos donde  se mezclaran  guerras, desastres naturales y económicos, epidemias víricas donde se diezmaran poblaciones enteras que verán la sociedad humana hundirse  en la pobreza y el hambre hasta la destrucción de una gran parte de la humanidad , y entonces, el sometimiento de los supervivientes al yugo de un « nuevo orden mundial », este al servicio de los intereses de los que manejan los hilos  de nuestra sociedad, y todo esto  más o menos en resonancia con las profecías antiguas que han marcado la historia. Dentro de lo que cabe, todo es posible. El miedo, alimentado  por todas las creencias del hombre, nace y se desarrolla gracias a la fertilidad de las emociones. Cuando le dicen que somos Dioses creadores, esto puede sonar un poco pomposo, pero en la medida en que se le otorga con razón a un Dios la capacidad de crear, ¿por qué no?, ¿ de qué tienen miedo  los que quisieran de nuevo batirse en duelo porque les han provocado  como tantas veces ya en el pasado?  He ahí la cuestión, concretamente, ¿ de qué tienen miedo, de ver nacer  hoy lo negativo que les predijeron y que fue en algún momento la línea de tiempo más probable?, desde el momento en que todas estas desgracias fueron profetizadas, ¿nada ha cambiado?  Como si fuera a ocurrir , como si aquellos atrajeran de nuevo la probabilidad de que se cumpla esa línea de tiempo, literalmente creando ese futuro. En el juego de fuerzas de oposición de fuerzas duales tienen el  poder de crearSE  este futuro  y de embarcar con ellos los indecisos, pero se meten en una vía muerta donde Gaia no se comprometerá.  (ver La estación cósmica).

Ya  es hora de salir de la inmadurez. Ya es hora de entender que las guerras, el colapso económico, las epidemias destructoras y cualquier otro azote  no aquejan a  la humanidad sino que emanan de ella; por haber  abdicado su poder real, y por lo tanto, por sus creencias, temores e ingenuidad. Ya llegó  el momento de considerar, si no de entender, que  lo que hace daño o complace a la humanidad no es pura coincidencia.  Los que fomentan la esclavitud,  no desencadenan por casualidad eventos destructivos inscritos siempre en patrones esotéricos muy específicos respondiendo a una vasta geometría, a una  numerología que es la clave de ecuaciones determinantes, a una simbólica  eficaz y a una alquimia compleja que tiene innumerables ramificaciones en diferentes áreas. Estos eventos son diseñados para mantener y guiar los patrones que rigen la organización de la vida en esta dimensión disociada de Gaia, y de paso, sirven a múltiples intereses donde pocas incidencias,  por otro lado admirablemente evaluadas, son contabilizadas por los que las inician.

Peinture de Tomek Setowski¿Se dan cuenta, en manos de quién han depositado su destino?, ¿Se dan cuenta cuándo viven para ser el esclavo-actor de estos mecanismos complejos?  ¿ se dan cuenta de que  se  convertirán en títeres sin cabeza en el escenario del libretista?  Y, ¿de verdad creen que  las ideologías existentes deciden todo esto? ¿Piensan realmente  que los manipuladores se preocupan de estas ideologías que controlan a la perfección y que no hacen sino  distraernos? Actualmente, y con mayor motivo, ¿tienen conciencia del  correcto conocimiento  y del control de estos mecanismos solapados, con el fin de jugar de igual a igual en el tablero que nos han fabricado y que les llevó a crear capas cada vez más profundas? Este conocimiento lo tienen en sus genes, pero ha sido coartado en su  potencial genético tiempos atrás, y siguen haciéndolo,  por todos los medios, a diario. En cualquier caso, ellos sirven a la voluntad de polaridad.

Pero claro, los tiempos cambian; Urantia -Gaia ha tomado una decisión que si decidimos seguirla consecuentemente, constituye para todos nosotros un beneficio inconmensurable, ya que va más allá de nosotros. En el tiempo lineal que todavía percibimos en la tercera dimensión disociada, comenzó un proceso que se ha acelerado en las últimas décadas, y allí estaremos en el momento del alumbramiento. Nuestro ADN se está liberando en este contexto, nuestra conciencia se acerca a la luz del día naciente como niño que va a nacer y vamos a poder abrir los ojos al mundo, tal como es, y a lo que somos realmente. Si hacemos la elección. ¿ Serán  aquellos que, en rehabilitación, continúan su carrera sin fin en la guerra de espermatozoides con la esperanza de entrar  en el útero que dará a luz esta vez en otro sitio, o van a ser de aquellos que abrirán los ojos a una nueva luz , génesis de una Tierra Unificada y en la  conciencia de lo que son?

Photo © Masuro Emoto pour le Passeur, avec mes remerciements

Photo © Masuro Emoto pour le Passeur, avec mes remerciements

Gaia, con todo el amor de la vasta conciencia de lo que es, les invita a acompañarla en su nueva configuración. A partir de ahora se abrirá a las estrellas y así permanecerá. Sean en estos momentos de trascendencia como el agua perfectamente transparente de un lago de montaña, puros de cualquier sentimiento molesto, sumérjanse en el silencio de esta agua, sean cristal entre los cristales, dejen que los vientos ondulen la superficie, es algo  más bien efímero, no se ofendan por las  piedras lanzadas: no perturban el silencio interior del lago, su peso no es mucho en este lugar y las fractales  que salen a la superficie sólo duran el tiempo espacio que  les es dado. Déjelas como hojas al viento revoleteando suavemente hasta el fondo y vean resplandecer la luz dorada que reflejan también. No hay nada oscuro que no hayan deseado; la luz es así para quien la contiene. Sean transparentes, sean agua en el agua de la Tierra, y la oscuridad nunca más les visitará.

Fraternalmente,

© El Barquero – 25 de mayo 2012 – Traducido por Mª José

Versión original en francés

http://www.urantia-gaia.info La copia de este articulo es autorizada con la unica condicion de no adjuntarlo a una obra comercial, de respetar la integridad del texto y de citar la fuente.

A propos Le Passeur

Nomade sur le chemin...
Ce contenu a été publié dans 01- Mes articles, 04- En español, 06- Tous les articles, avec comme mot(s)-clé(s) , , , , , , , , . Vous pouvez le mettre en favoris avec ce permalien.

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *